Con motivo de la celebración del Día Europeo de la Mediación, se organizó en el Colegio de Abogados de Málaga, unas jornadas de puertas abiertas en las que participaron representantes de la Federación de Mediadores Andaluces (FEMAM), integrada por las asociaciones Soluciona, Mediamos y Ammfima, pioneras en la provincia en esta materia.

Estos colectivos llevan más de cinco años realizando mediaciones intrajudiciales derivadas por los juzgados de Familia de Málaga y dos años desarrollando un proyecto piloto de mediaciones intrajudiciales penales, con derivaciones de juzgados de Instrucción y en colaboración con la Junta de Andalucía. Todo ello «trabajando con la ilusión de ofrecer a la ciudad otra forma de resolver sus conflictos fuera de los tribunales de Justicia», según la federación.

La Consejería de Justicia e Interior estima que el impulso de la mediación para la resolución de conflictos judiciales permitirá que, a medio plazo, este programa asuma en torno al 30% de los litigios en la jurisdicción civil y mercantil en Andalucía.
Así lo destacaron ayer la directora general de Justicia Juvenil y Cooperación, Carmen Belinchón, y la directora gerente de la Fundación Mediara, Teresa Benítez, en un acto celebrado en la sede del Colegio de Abogados de Málaga con motivo del Día Europeo de la Mediación. En estas jornadas, ambas responsables subrayaron la importancia de la mediación y la necesidad de que todas las instituciones y profesionales implicados trabajen para desarrollar este instrumento de resolución, alternativo a la vía jurisdiccional, en las mejores condiciones de calidad y eficacia.
Dentro del «gran» impulso dado por la Junta a esta materia, casi 1.000 profesionales del ámbito judicial, social, educativo y municipal participaron el año pasado en ciclos formativos sobre mediación organizados por la Consejería de Justicia e Interior, a través de la Fundación Mediara. Así, se organizaron distintos seminarios en todas las provincias centrados en la mediación como instrumento de ciudadanía local, con el objetivo de mejorar la capacitación técnica de los profesionales que intervienen en procesos conflictivos que pueden resolverse en vías alternativas a la judicial, y se impartieron cursos dirigidos a técnicos adscritos a las fiscalías de Menores.

Además, se desarrolló en institutos de Secundaria el proyecto ‘Aprendiendo a mediar’, con el objetivo de introducir la cultura de la resolución pacífica de conflictos para mejorar la convivencia escolar entre el alumnado, las familias y el profesorado.

0 Comments

Leave a reply