¿Quíen puede acudir a la mediación?

Cualquier persona, pareja, familia, comunidad, colectivo, organismo público o privado que quiera solucionar el problema y se encuentre en alguna de estas situaciones:

  1. No sabe cómo hacerlo.
  2. Carece de creatividad, imaginación y/o experiencia necesaria para dar una salida aceptable.
  3. Decide tras haber comenzado la vía judicial, abrir una vía de comunicación a través de la mediación.