El joven “ni-ni” obligado a abandonar su casa por el Juzgado de Familia número cinco de Málaga y sus padres han decidido acudir a mediación familiar, al considerar que la sentencia no resuelve el conflicto de forma satisfactoria para ambas partes.

Así lo ha asegurado a Efe el juez del caso, José Luis Utrera, quien ha explicado que con esta decisión el joven y sus padres retomarán la mediación familiar que tuvieron en su momento antes el inicio del juicio.

 

El proceso se inició cuando el joven, de 25 años, demandó a sus padres porque estos se negaban a darle dinero, pero le mantenían y le pagaban la letra del coche a pesar de que ni trabajaba ni estudiaba, aunque estaba matriculado en Derecho.

 

Los padres declararon ante el juez que el joven les maltrataba psicológicamente y les insultaba, aunque mostraron su voluntad de abonarle una pensión temporal de 200 euros mensuales durante dos años.

 

El juez declaró el pasado abril el cese de la obligación de alimentos para con su hijo y le dio a éste un plazo de treinta días para abandonar el hogar familiar.

 

Artículo publicado en www.elmundo.es

0 Comments

Leave a reply